REVISTA TRANSCAMION - 12/07/2018
¿Por qué no hay conductores?

La clave es la libertad.


El sector del transporte por carretera en todo el mundo, está a la búsqueda de conductores de camión. En gran parte del mundo desarrollado, Europa y Estados Unidos hay una carencia importantísima de conductores. Los conductores mayores se van jubilando y no hay nuevos profesionales.

En Estados Unidos donde el efecto de escasez de conductores ha sobrevenido de forma más rápida y contundente, puede que estén las claves, pero también aquí unos pocos empresarios llevan advirtiendo hace mucho tiempo de cuál es el problema.

En Estado Unidos ha sobrevenido una escasez rápida de conductores por dos factores, se ha puesto en marcha su tacógrafo, su sistema de registro electrónico y eso de golpe y porrazo, como ya pasó en España en los años 2000, ha reducido la productividad de los conductores en un 20 o 25%. Es decir, que se necesitan más conductores para hacer el mismo trabajo. Pero también ha producido un catalizador sobre la profesión de conductores, que los conductores norteamericanos explican muy gráficamente.

Antes conducir un camión tenía algo de romántico, algo de libertario, ahora cada vez menos.

En España unos pocos empresarios llevan diciendo esto hace mucho tiempo, clamando en el desierto. Diciendo que a un conductor se le han añadido tantas tareas a su alrededor como para hacerle insufrible su profesión.

Como para hacerle que no le compense todos los sacrificios de la profesión, la resta de todas las actividades que son incompatibles con el ser profundo de la profesión, que es la libertad.

Los conductores aquí y en Estados Unidos perciben lo siguiente, que su profesión se ha hecho mucho menos libre.

Tienen que cargar y descargar, a veces en sitios inhóspitos, donde ya no son recibidos como si fuesen los almirantes de un gran barco que llega a puerto después de una larga travesía, ahora son recibidos con un transpalet manual, para que hagan tareas que no les deja ni un minuto de descanso.

Hay que verificar las cargas, firmar montones de papeleos, cargar y descargar, cargar los palets en las paleteras y todo esto con eso que se llama una logística de flujo "tenso". Y tan tensa.

Más que nadie los conductores saben la parte del tenso de esa logística, que es esperar, esperar, y después correr y después tenerse que hacer responsable de mil cosas, ahora e incluso de la estiba de la carga.

Los conductores norteamericanos lo dicen claramente, nuestra profesión se esta haciendo imposible. De hecho en su redes sociales aparece prominentemente cómo rehuyen de tal o cual sitio de descarga, sobre tal o cual "depot" donde son maleducados e insufribles los que reciben la mercancías.

En Europa pasa lo mismo, pero quizás el conductor europeo como ha habido esta mezcla violenta de conductores del Este con conductores de los países más desarrollado se ha hecho un silencio más grande entre el colectivo, de hecho en Europa y en España lo que ha pasado es un factor adicional que es un shock de culturas dentro del mundo del conductor, ahora los conductores españoles tienen miedo cuando salen a la carretera, tienen miedo cuando paran, solo están seguros en sus camiones, tienen miedo a lo que ellos llaman los de la capucha.

Aquellos conductores de otros países que con pocos medios van a todos los sitios con la misma indumentaria, una sudadera o una anorak con capucha que a falta de otra ropa de abrigo echan por encima de la cabeza dándole un aspecto siniestro.

Aspecto siniestro que refuerzan teniendo que comer y lavar al lado de sus camiones como si fuesen gitanos venidos del Este.

Eso hace que todavía menos atractiva la profesión para los conductores españoles, franceses o alemanes, se ha degradado el ecosistema del conductor, y se ha degradado hasta niveles importantísimos.

Eso hace que aunque haya gente que pruebe la profesión intente dejarlo cuando antes.

Se ha roto el vinculo con el romanticismo del conductor que viajaba, ahora ya viaja todo el mundo por 50 euros con Ryanair a todos los sitios, que veían mundo y que podía contar historias fantásticas cuando volvían a su destino.

Todo eso se ha roto y se necesita como dice un empresario aquí en España, que los conductores dejen de cargar y descargar, de mover las paleteras, que cuando lleguen al destino alguien se haga cargo de su tráiler, alguien coja la mercancía, alguien les de un minuto de respiro para hablar con sus compañeros para acercase a comprar alguna cosa, para esponjarse y relajarse un poco, si eso no es así, la profesión de conductor no va a volver como la conocimos, quizás haya que importar gente del tercer mundo, africanos, cualquier cosa pero parece ser que todo eso ya se está intentando y ni a ellos les gusta.





Comparte esta página en Facebook

 

DÉJENOS SU OPINIÓN O COMENTARIOS SOBRE ESTA NOTICIA, SI DESEA QUE SE LE CONTESTE DIGALO EN EL TEXTO Y PONGA SUS DATOS SI NO LA OPINION ES ANONIMA Y NO PODEMOS CONTESTARLE. RECUERDE SI NO PONE SU EMAIL O DATOS COMO NOMBRE Y TELEFONO SU RESPUESTA ES ANONIMA.

SI DESEA EL ANONIMATO NO SE IDENTIFIQUE. SI DESEA RESPUESTA ENTONCES PONGA SUS DATOS.

NO PONGA COMILLAS, NI CARACTERES EXTRAÑOS EN SU OPINION. NO LOS COGE EL GESTOR E INTERRUMPE LA OPINION.


Mensaje


LAS MAS LEIDAS DE LA HEMEROTECA.

PremiumREVISTA LOGÍSTICA TRANSPORTE Y ALMACENAJE - 04/07/2018
Compañía Logística Acotral, S.A. ha anunciado nombramientos.

PremiumREVISTA TRANSCAMION - 18/06/2018 
Edeka Foodservice reestructura sus servicios a granel.



Política de Protección de Datos

© Premium Difusión España S.L.
C/Algabeño 53 / 28043 Madrid / Tel: 91 721 89 52 / Email:suscripciones@logisticaytransporte.es /
CIF B-83847467 / Reg. Merc. Madrid, tomo 6012, folio 44./