REVISTA TRANSPORTE Y LOGÍSTICA - 17/05/2017
Editorial.

Cártel de camiones.

Golfadas, víctimas y sacamantecas.

Ya veremos lo que se cobra y cuándo.

El relato en esto del cártel de camiones es equivocado. Esta es una historia de golfadas, golfos, víctimas y, ahora, sacamantecas. Pero donde se multa equivocadamente y lo acabarán pagando los de siempre. El relato que se ha impuesto es el de unas multinacionales fabricantes que han abusado. Esta no es la solución.

A esta Unión Europea y a esta Comisión Europea de tintes socializantes le viene bien el relato de las grandes multinacionales culpables cuando no mueven un dedo para de verdad atajar el problema de la concentración del poder en pocas manos. Dicen una cosa y hacen la contraria. Se rasgan las vestiduras por el cártel y permiten que una compañía que funcionaba por sí sola perfectamente como Scania pierda su libertad.

Con esta receta de súper multas que después no lo son o como las que se dan  en España que no se aplican y después no se pagan ya sabemos que no se va a ningún sitio y que no se logra que estas conductas no se repitan.

Ponerle una multa a los fabricantes de camiones de más de 3.000 millones de euros no va a solucionar ningún problema y es contraproducente.

La multa no la van a pagar los que causaron el desaguisado,
la van a pagar los empleados de las compañías, los accionistas y, en último caso, los que compran el producto, los clientes.


En primer lugar los fabricantes de camiones son entidades complejas formadas por sus accionistas, los dueños de las empresas, sus trabajadores y entre ellos directivos, sus clientes y, en último caso, la sociedad.

Todo eso es un fabricante de camiones. Los accionistas a los cuales les dio un vuelco el corazón al ver sus acciones caer cuando se anunció el descubrimiento del cártel no son culpables, tampoco el 99% de los trabajadores que son gente que trabaja de sol a sol, incluidos muchos directivos y que se ganan su pan decentemente. Por supuesto, no son culpables sus clientes y menos la sociedad en general.

La realidad es que la multa de unos 3.000 millones viene a ser el 1% de la facturación muy lejos del límite del 10% que podría haber puesto la buena señora Comisaria la sociata Vestager. Pero es que además la multa va dirigida equivocadamente contra otros colectivos, mientras tanto nada se hace para atajar estas conductas y muchos menos para castigar a los directivos que pusieron en marcha y continuaron estas actitudes.

La realidad es que la Comisión Europea y la señora Comisaria Vestager no tienen nada de lo que ufanarse, porque si no hubiese sido por el fabricante alemán MAN que denunció el cártel, nada habría pasado, y este fabricante y sus directivos que lo denunciaron actuaron porque simple y sencillamente Alemania es uno de los muy pocos países de esta Unión Europea donde hay penas de cárcel para aquellos que cometen delitos contra la competencia, además de actuar la fiscalía muy duramente contra las empresas y sus consejos de administración.

Entre la espada y la pared los directivos de MAN sabían que o iban con los papeles ha denunciarlo o iban a pagar ellos el pato directamente. En minutos el resto lo denunciaron también. Pasó en Alemania porque allí hay legislación. Pero a la danesa Vestager le viene bien eso de que los malos aparezcan alemanes.

Es decir, que solo una acción penal clara sobre aquellos que imponen estas conductas sobre otros directivos y las ponen en marcha, son efectivas y eficaces pero nadie quiere decir nada, ni hacer nada al respecto.

Cómodos con el relato de castigar a malignas multinacionales ahora la señora Vestager ha puesto en marcha otra mecánica que solo va a llevar al desprestigio, la desconfianza, y en muchos casos a la frustración con el dinero que se pueda conseguir al permitir tras la formalización de la denuncia, las reclamaciones de todos los afectados.

Aquí, se entra en la parte de la dinámica que ahora se está desarrollando.

Las dudas iniciales de las consecuencias de reclamar a tan poderosos proveedores se han superado, han entrado en escena cohortes de bufetes de abogados, consultoras, asesores legales, intermediarios, fondos buitres y hasta fondos de inversión, tanto nacionales como internacionales, así como pillastres en asociaciones, al calor de multiplicar por dos o por tres el dinero a mover por el supuesto cártel.

Las víctimas, han sido todos los que compraron camiones, pero muy en especial de forma relativa los pequeños empresarios que siempre han sido víctimas de la equivocada dinámica de marketing del camión por el cual el pequeño paga lo que no paga el grande. Pero llevado al exceso por algunos "súper" directivos de ventas que luego se quejan de que se ha destruido el margen.

Primando para vender a muy bajo precio a clientes flotistas pero aumentando el radio de acción de esa definición hasta aplicárselo a prácticamente al que compraba más de 10 camiones, y por tanto arruinar el mercado, que ha desembocado en colateralmente, acabar con sus mejores clientes que eran el  pequeño y mediano transportista. Ahí está el mercado de usados hundido.

El caso es que para castigar, según el relato de la Comisaria Vestager, a estas organizaciones ha desatado sobre ellas una sistemática de reclamaciones confusas, y donde el dinero a recuperar por los transportistas corre el riesgo de quedarse por el camino, de paso envenenando las relaciones cliente-proveedor, y desprestigiando la confianza en el sistema capitalista, todo un logro, como no podía ser menos de su tendencia política.

La Comisaria ha puesto en marcha un proceso de dudosas prácticas para el recobro, enredando aún más.

Las multas y las reclamaciones las van a pagar los clientes al final, las conductas no se han reprimido, y no se ha puesto en marcha ninguna legislación que las evite en el futuro.

El proceso de reclamación es muy poco claro, complejo y delicado. Se ofrecen para ello muchas empresas advenedizas y con muy poco respaldo real.

Para rematarlo algunos jerarcas de asociaciones quieren sacar tajada del asunto, alternativamente poniéndose a la cabeza de organizaciones de reclamantes con mecanismos que buscan su lucro personal o se despegan de las reclamaciones de sus compañeros para negociar por su cuenta. Se ofrece anonimato para reclamar como un salvoconducto para evitar el enfado del fabricante cuando no es así. Otro logro de la Comisaria.

Al final los fabricantes llegarán a acuerdos internacionales, pagarán algo, la mayor parte del dinero se quedará por el camino, salvo en algunos casos de buenos bufetes de abogados, y por último cuando se sepa el coste o antes se tendrá que subir el precio de los camiones.

Y mientras el sector creerá poder vivir un ejercicio más de atípicos o extraordinarios.

Todo un espectáculo.


Comparte esta página en Facebook

 

DÉJENOS SU OPINIÓN O COMENTARIOS SOBRE ESTA NOTICIA, SI DESEA QUE SE LE CONTESTE DIGALO EN EL TEXTO Y PONGA SUS DATOS SI NO LA OPINION ES ANONIMA Y NO PODEMOS CONTESTARLE. RECUERDE SI NO PONE SU EMAIL O DATOS COMO NOMBRE Y TELEFONO SU RESPUESTA ES ANONIMA.

SI DESEA EL ANONIMATO NO SE IDENTIFIQUE. SI DESEA RESPUESTA ENTONCES PONGA SUS DATOS.

Mensaje


LAS MAS LEIDAS DE LA HEMEROTECA.









REVISTA LOGÍSTICA y TRANSPORTE - 21/06/2017
Cómo evitar las sanciones por mal uso del tacógrafo.


REVISTA TRANSPORTE Y LOGÍSTICA - 21/06/2017
Entrevista exclusiva.

Emilio Sidera, subdirector general de Ordenación y Normativa de Transporte Terrestre del Ministerio de Fomento.

Confirma que las tarjetas de autónomos no se podrán adquirir individualmente.

Se podrá ampliar flota con un camión de la misma edad que el más viejo.
PremiumREVISTA LOGÍSTICA y TRANSPORTE - 09/06/2017 
DT Spare Parts amplía la gama de recambios adecuados para camiones MAN.

PremiumREVISTA LOGÍSTICA y TRANSPORTE - 07/06/2017 
Las matriculaciones de furgonetas crecen un 18,1% hasta mayo

REVISTA TRANSPORTE Y LOGÍSTICA - 05/06/2017 
Cataluña pondrá la euroviñeta para reemplazar los peajes.

REVISTA TRANSPORTE Y LOGÍSTICA - 25/05/2017 
Alemania también prohíbe el descanso semanal en cabina.



Política de Protección de Datos

© Premium Difusión España S.L.
C/Algabeño 53 / 28043 Madrid / Tel: 91 721 89 52 / Email:suscripciones@logisticaytransporte.es /
CIF B-83847467 / Reg. Merc. Madrid, tomo 6012, folio 44./