REVISTA TRANSPORTE Y LOGÍSTICA - 05/06/2017
Los vaivenes de la exportación que tanto afectan al transporte frigorífico.

Las presiones de la demanda cada vez más imprevisibles.

La campaña de la fruta de hueso.


La campaña de transporte frigorífico está cercana a terminar. Hacia el 15 de julio descenderá rápidamente en los volúmenes, aunque se espera que todavía se sostengan y no caigan a plomo como hace muchos años en agosto, pero la travesía del verano hasta que en noviembre se vuelvan a mover los camiones gran actividad, y lo que es más largo, hasta que se empiece a cobrar la campaña siguiente, promete ser dura.

Aunque el tono del sector se ha restablecido un poco tras los problemas meteorológicos y de falta de producto en diciembre y enero, los transportistas de frigorífico se han quedado con mal cuerpo, con ciertamente malas sensaciones. Esto requiere una explicación de por qué seguirá pasando y por qué hay que vivir con ello.

No nos referimos a los desastres meteorológicos. Esos son bien conocidos en el Levante español, son parte de la genética de sus habitantes, de sus agricultores y también de sus transportistas. No, no son los desastres climatológicos, aunque influyen incluso imperceptiblemente, como han sido los adelantos del calor, que pueden estropear floraciones enteras.

Nos referimos, sin embargo, a algo más importante y provocado por el hombre, que son los vaivenes en la demanda de productos.

Estos vaivenes de la demanda son cada vez más pronunciados, o por lo menos actúan factores artificiales que hay que comprender.

Pongamos, por ejemplo, la campaña de fruta de hueso que ya está en pleno auge, en su cenit y camino de ir descendiendo, al menos en el sureste.

Tan pronto faltó producto, como ha habido un exceso desplomando los precios en destino. Los agricultores se han estado quejando, y los transportistas por razones colaterales, de que las temperaturas frías en Centroeuropa y el adelanto de nuestras producciones de fruta de hueso, provocaron que no hubiese suficiente demanda en destino, ya que como dice un exportador, todavía los alemanes estaban consumiendo muchos cítricos.

Así las cosas, entre empujarse y retrasarse la demanda más problemas de floración provocó que se pasase de falta de demanda a fuerte caída en los precios. Ahora sube la demanda pero la perversa acción de las promociones de los importadores centroeuropeos, sobre todo las cadenas de alimentación, que rechazaban comprar a buen precio la fruta de hueso.

Se están dando pues oscilaciones en los mercados que impactan sobre la demanda, y por tanto en el transporte, similares a las de la especulación en bolsa, que pueden darse en el mercado de materias primas de Chicago,

Lo que ocurre es que estos impactos no se producen sobre productos agrícolas que están almacenados, como trigos o harinas, sino sobre plantaciones extremadamente perecederas y cuyo punto de sazón se pasa en semanas. 

Así, se producen picos en la demanda, subidas y bajadas de precio, que amargan la vida a los agricultores y también a los exportadores, y de rebote a los transportistas.

En medio o al final de la cadena los transportistas sufren todos sus efectos. Los precios suben y es bueno para el agricultor, pero si no absorben toda la demanda es un desastre. Pero en general, se puede decir que la situación es inversa cuando los agricultores aplauden porque hay poco volumen porque hay un precio alto, los transportistas tienen poca carga, y al contrario cuando los precios se hunden empiezan las grandes promociones, hay un fuerte tirón de la demanda y aumenta enormemente el transporte.

Pero todas estas situaciones deben de ser estudiadas con atención por los transportistas, que son como los agricultores, los puntos más débiles de la cadena, ya que exponen unos y otros inversiones que están al albur de las tensiones en la demanda.

Mucho de esto ha pasado este año y cada vez pasa más, y cuando no son las lluvias, las floraciones tempranas o el calor, es el veto ruso, pero además los transportistas tienen que tener en cuenta que si bien nuestras exportaciones derivadas de un aumento de la superficie cultivada y del aumento de variedades van en alza, crecieron un 6% o un 7%, también los mercados internacionales de la fruta y la verdura, son cada vez más internacionales.

Estamos viendo como los rusos están superando el veto que ellos impusieron a la Unión Europea
, incluso beneficiando a su agricultura más avanzada o a las cadenas logísticas más largas de otros países, como Turquía o África.

Pero los agricultores y productores españoles lo están sufriendo en propia carne. La cantidad de fruta y verdura importada creció este año más que las exportaciones, indicando como todo el mundo sabe que cada vez más tienen éxito la llegada de frutas y verduras, que sin ser todas exóticas porque el consumidor ya se ha acostumbrado a ellas, vienen de ultramar. Las cadenas logísticas son cada vez más eficaces y el transportista por carretera español tiene que estar atento al conjunto de operaciones y demandas.

El mensaje tiene que ser optimista de aumento de la demanda, pero también tiene que ser precavido de conocimiento y sobre todo de información de los mercados.





Comparte esta página en Facebook

 

DÉJENOS SU OPINIÓN O COMENTARIOS SOBRE ESTA NOTICIA, SI DESEA QUE SE LE CONTESTE DIGALO EN EL TEXTO Y PONGA SUS DATOS SI NO LA OPINION ES ANONIMA Y NO PODEMOS CONTESTARLE. RECUERDE SI NO PONE SU EMAIL O DATOS COMO NOMBRE Y TELEFONO SU RESPUESTA ES ANONIMA.

SI DESEA EL ANONIMATO NO SE IDENTIFIQUE. SI DESEA RESPUESTA ENTONCES PONGA SUS DATOS.

Mensaje


LAS MAS LEIDAS DE LA HEMEROTECA.











PremiumREVISTA TRANSCAMION - 16/10/2017 
El camión eléctrico de Toyota ya rueda por California.





PremiumREVISTA TRANSCAMION - 10/10/2017
Los falsos mitos de la gestión de flotas.

PremiumREVISTA TRANSCAMION - 10/10/2017
300 nuevos semirremolques de Lecitrailer para Luís Simões





Política de Protección de Datos

© Premium Difusión España S.L.
C/Algabeño 53 / 28043 Madrid / Tel: 91 721 89 52 / Email:suscripciones@logisticaytransporte.es /
CIF B-83847467 / Reg. Merc. Madrid, tomo 6012, folio 44./